La voz y el piano de un ángel, Agnes Obel

Música, Recomendaciones

Por: Lidia Nanagyulyan 

“Ellos no saben quiénes somos. Así que podemos fingir. Está escrito en las montañas, una línea que no tiene fin”, (Dorian).

¿Os ha pasado alguna vez, eso de escuchar una canción y que se te erice la piel? O escuchar esa misma y encontrarte contigo misma, tus recuerdos y emociones. Yo he descubierto a alguien así y se llama Agnes Obel.