Los dardos poéticos de Carlos Salem

Poesía

Por: Jennifer Gómez

Mi romance con Carlos Salem –aunque él no lo sepa- comenzó hace dos años. Era una noche de insomnio, otra de tantas, y no tenía nada mejor que hacer –o quizá sí pero no quería- que rebuscar poesía en páginas de internet. Era invierno, lo recuerdo porque jamás había leído unas palabras que me dieran tanto calor como las suyas; me resguardó del frío.