Los espíritus de Allende perviven en el tiempo

Literatura

Por: Alicia Delicado 

La escritora chilena, Isabel Allende, a sus 73 años, publicó hace poco su última novela El amante japonés. La historia reflexiona sobre las secuelas que deja la guerra en las personas que la han vivido a través de una familia.  Allende retoma su temática familiar que tanto recuerda a su primera novela y gran éxito en ventas La Casa de los espíritus.

La escritora se inició en el mundo de la literatura en 1982 durante su exilio en Venezuela, tras el Golpe de estado de Pinochet en su país. Una carta escrita a su abuelo impulsó los primeros latidos de La Casa de los espíritus, una obra adherida dentro del realismo mágico con toques de novela histórica.

El libro relata principalmente la historia de la familia Trueba (formada por tres generaciones). El patriarca y protagonista Esteban Trueba es un señor terco, cerrado mentalmente, agresivo y visceral, que trabajaba intensamente para sacar una hacienda hundida a flote, “Las tres marías”. Su legado comienza cuando se casa con Clara, una clarividente de clase media-alta.

El matrimonio tiene tres hijos, la más destacada es Blanca, una joven romántica que se enamora de un peón de la Hacienda, Pedro Tercero. Ambos tienen una hija, Alba. La joven siempre vivirá muy unida a su abuelo Esteban Trueba. El personaje de Alba nos recuerda a Isabel Allende, al igual que el de Trueba a su abuelo.

La genialidad de la autora es haber conseguido narrar el testimonio de tres generaciones familiares de una forma natural y entretenida. Sin embargo,  algunos críticos como Nicasio Urbina están convencidos de que el primer libro de Allende es una copia de Cien años de soledad de Gabriel García Márquez. Sí es cierto que los dos relatos se desarrollan en una casa familiar donde se suceden varías generaciones y aparecen elementos mágicos y fantásticos descritos como algo objetivo y real. Pero también hay marcadas y cruciales diferencias, Márquez da protagonismo a los hombres, Allende a las mujeres.

Pero nadie duda que La Casa de los espíritus deja huella en el lector. Pues no es difícil sentirse identificado con los sentimientos o situaciones de alguno de los numerosos personajes o lo que se cuela en su corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s