El día en que el rock y el periodismo se unen

Otros

Por: Alicia Delicado

Periodistas y amantes del rock se reunieron ayer en la facultad de periodismo de la Universidad Miguel Hernández, Atzavares, para celebrar las primeras Jornadas de periodismo y rock impartidas por la UMH, la única universidad pública en España que dispone de titulo de experto en rock universitario.

Diversas cámaras apuntaban al objetivo, la mesa de conferencias donde se sentarían a lo largo de toda la mañana y la tarde algunas estrellas del rock español como Carlos Escobedo, vocalista del grupo de rock/metal alternativo Sober, o míticos locutores de radio musical como Mariskal Romero, pionero de la prensa rock en España.

Tras la inauguración de las Jornadas, se le dio paso a Mariskal Romero, el hombre que trajo el rock a la radio española, este contó su trayectoria, la historia de la radio rock en el país, apostando volver a la de los comienzos (en los setenta) por medio de las plataformas que ofrece la web,  y también dio algunos consejos para los futuros periodistas: “Hay que ser descarado, y en eso ser periodista musical te lo enseña mucho cuando tienes que colarte a los camerinos, por ejemplo”.

Mariskal es un defensor del género rock en todas sus variantes: heavy, progresivo, etc pero opina que para que una banda toque este estilo tiene que tener algo esencial, ser combativa, pues él opina: “El rock no se puede separar de la política, sino es tocapelotas, es pop”.

La mañana acabó con una mesa redonda en la que se debatió sobre cómo se está perdiendo el romanticismo del vinilo al escuchar la música a través del ordenador o de plataformas como  Spotify. A favor del vinilo y la cultura musical más clásica se manifestaron los ponentes Eduardo Guillot, crítico musical, José María Aguillar, pionero de la radio musical en Elche y fundador de Radio Elche FM, Carlos Sempere, periodista musical Carlos Escobedo, cantante de Sober, todos ellos moderados  por el historiador Miguel Ors.

Carlos Escobedo aseguraba que Spotify le pagaba 40 euros al año, y con el disco solían ganar 400 euros. Los ponentes no ven en las plataformas de la red modelos de negocio rentables para los artistas y tampoco consideran que fomenten nuevas bandas, pues Eduardo Guillot aclaró: “Myscpace nació para darse a conocer, y ahora está llena de cantantes famosos”.  Festivales y conciertos se propusieron como opción para que el músico pueda dedicarse de lleno a la música sin pasar hambre.

La tarde comenzó con otra conferencia de un periodista musical, Mariano Muniesa que hizo un repaso por los programas televisivos en España de música que se iniciaron con el rompedor Último grito, de José María Iñigo, en el que actuaron los Rolling Stone. Nombro también sus sucesores: Popground (1976-1980) y Musical Express (hasta 1983), de música más variada.

Mariano defendió que gracias youtube se ha recuperado todo ese bagaje cultural. Aparte de hacer esta evolución audiovisual musical, también mostró revistas pioneras en el género como fueron: Popular 1, Heavy metal o Apuntes Universitarios, comparándolas con las que se publicaban en el extranjero.

José Juan López Espín, director de la escuela de rock capitanearía la segunda mesa redonda del día.  El teclista, compositor, cantantes y guitarrista británico Ken Hensley,  de la banda de culto Uriah Heep nacida en los setenta, armonizaría la mesa con su castellano de marcado acento inglés y sus cabellos largos y negros.

Victor Carratalá, Mediterráneo, Juan Márquez, Coz, Santiago Campillo, Santiago Campillo Trío y ex M-Clan, intentaron definir lo qué es el rock apelando al contexto social-cultural e histórico en el qué nació, y lo denominaron como un “mensaje de contestación” a toda esa cultura hipócrita hija de la 2º Guerra Mundial.

Ana Juan, de la revista Tachas y metal apostó por los musicos jóvenes en los festivales, ella argumentó: “me compró la entrada porque vienen los Kiss, y el día de mañana ya no estarán los kiss, entonces qué”

El evento finalizó con un monologo muy musical de Aitor Menta del grupo de humoristas Música y ciencia, ¿por qué no?.  Aitor desveló por qué los cantantes de reggeton dicen su nombre al inicio de la canción y bromeó sobre el “cabello” de Paolo Cohelo. Además estuvo acompañado de su guitarra, a la que le dio uso tocando unas cuantas bases similares de diferentes canciones.


Uriah Heep

Sober

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s