El rastro de Hannibal Lecter en “El silencio de los corderos”

Cine, Reseñas

Por: Alicia Delicado

Culto, elegante, de gustos refinados y con una inteligencia capaz de burlar al mismísimo Einstein, así es el mítico doctor Hannibal Lecter, personaje ficticio creado por el periodista y escritor estadounidense Thomas Harris en la década de los 80.

Sin embargo, no fue hasta 1991 cuando el psiquiatra Hannibal, de apodo “El caníbal”,  adquirió un rostro, el de Anthony Hopkins,  y se dio a conocer al público a través de película “El silencio de los corderos”, basada en la novela homónima de Thomas Harris (1988).

Jonathan Demme dio vida audiovisual al doctor Lecter y dirigió un film con elementos de suspense, terror psicológico y sangriento, con un toque de elegancia impropio de estas películas. Harris tomaba una magnífica historia de fondo a la que dio vida magistralmente, originando un mito en la historia de cine que ha calado en la mente de los espectadores.

La presencia de grandes actores como Anthony Hopkins (Hannibal Lecter) y Jodie Foster (Clarice Starling) logró bordar el film.

La trama comienza con una búsqueda del psicópata y asesino en serie Buffalo Bill, interpretado por Ted Levine. Clarice Starling, una psicóloga especializada en psicópatas, se introduce en el FBI, y trata de lidiar con el encarcelado Hannibal Lecter, el único que tiene datos sobre la identidad y paradero del famoso Buffalo Bill, asesino de mujeres, a las que les arranca la piel para hacerse trajes y ponerse guapo.

Las entrevistas de Clarise con Lecter generan un nexo entre los dos y una relación de dependencia mutua. Lecter consigue el resultado que quiere con la joven, él la elige a ella como su “confidente” y moldea su mente para que lo sea.  Ese punto manipulador y egolatra de “El canibal” sedujo a la psicóloga y a medio mundo.

Mucha gente pensó que el personaje Hannibal Lecter estaba basado en un asesino real. Parte de verdad hay en esta afirmación, pues Harris se inspiró en algunos asesinos en serie como por ejemplo Ted Bundy (1946), un  niño solitario que estudió derecho y se dedicó a la política. Aparentemente normal, sus ex parejas lo definían como alguien tierno y benévolo. Sin embargo, un día comenzó a violar y descuartizar a chicas que le recordaban a su madre, a quien le guardaba rencor por su indiferencia.

El autor de la novela también mencionó al asesino mexicano el “Dr. Salazar” como buen inspirador de Lecter. Harris se entrevistó con este personaje años antes y quedó totalmente prendado de su inteligencia para dominar a las personas.

Por último, Buffalo Bill también tiene rasgos de Ed Gein, “El carnicero de Plainfield”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s