Hiroshima de John Hersey: la vida de los hibakushas (supervivientes)

Literatura

Por: Lidia Nanagyulyan 

John Richard Hersey fue escritor y periodista que trabajó para la prensa norteamericana. Comenzó su andadura como corresponsal en las revistas Time y Life, cubriendo las batallas en Europa y en Asia durante la Segunda Guerra Mundial. Acabada la guerra, el escritor se instaló en Japón e hizo varios reportajes para The New Yorker. Fue entonces cuando  encontró un documento escrito por un jesuita que le presentó a otros sobrevivientes del lanzamiento de la bomba atómica.  Hiroshima fue publicado en 1946, versión que se renovó en años posteriores.

Hiroshima y Nagasaki fueron devastadas por dos ataques nucleares ordenados por el presidente Harry S. Truman, presidente de los Estados Unidos. Ese fue el final de la guerra, como también el fin de muchas vidas japonesas.

John Hersey pensó escribir un artículo sobre el bombardeo, apoyándose en los sobrevivientes. Durante su investigación, entrevistó a seis personas: Hatsuyo Nakamura, Dr. Terufumi Sasaki, el Padre Wilhelm Kleinsorge, Toshiko Sasaki, Dr. Masakazu Fujii y por último, Kiyoshi Tanimoto.

Su trabajo, el artículo de 31.000 palabras, se publicó en la edición del 31 de agosto de 1946 en la revista The New Yorker. Contó sobre la bomba atómica que se lanzó en la ciudad y cómo se desembocó a partir de entonces la vida de los seis sobrevivientes. Por tanto, la crónica es un trabajo original del autor.

Creía que conocía lo que fue para los japoneses ese lanzamiento de dos bombas atómicas pero al toparme con el libro Hiroshima de John Hersey me di cuenta que no sabía nada en absoluto hasta ahora.

Nos enseñan en historia como acabó la Segunda Guerra Mundial y cómo comenzó la Guerra Fría. Pero no eres consciente de la crueldad humana hasta que no te lees esta crónica. Estuve impactada varios días después de la lectura. No me podía creer que un hecho innecesario, porque lo fue, se llevara tantas vidas y destruyera otras tantas. El terror que sufrió la población, en silencio, no lo había experimentado nadie jamás.

John Hersey es uno de los promotores del nuevo periodismo, hizo un estudio minucioso de un hecho contado en forma de relato literario. A diferencia de Truman Capote con su obra A Sangre Fría, el escritor no se veía involucrado en la acción y no buscaba reconocimiento con su obra.

Su estilo no se basa en descripciones largas, metáforas o embellecimiento de las palabras sino en los hechos. Su obra recreaba en aquel entonces un estilo totalmente innovador. Apenas había información sobre esa catástrofe y él supo contarlo con una objetividad impoluta. Se centró más en el rostro de aquellas personas que lo habían perdido todo en vez de unas cifras.

Hubo manuscritos de japoneses que habían vivido en carne y hueso ese día como Flores de verano de Hara Tamiki o Ôta Yôko  que escribió tres  novelas Ciudad de cadáveres (1948), Harapos humanos (1951) y Medio humano (1954) dando su testimonio. Pero hay que reconocer el mérito de un norteamericano, escritor y periodista que escribía en aquel entonces en contra de su Gobierno y su gente. La valentía es envidiable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s