Rosa Montero: imaginación, vitalidad, periodismo y tinta china

Literatura

Por: Alicia Delicado 

“La imaginación nos salva, da un sentido a nuestras existencias, nos permite sobrevivir en mitad de la negrura, nos completa…. ” respondía la prominente novelista Rosa Montero en una entrevista para el portal de información feminista E-mujeres.

La inquieta escritora rinde culto a la capacidad imaginativa humana con cada uno de sus libros, en los que las mujeres tienen un papel destacado. Una obra que recoge desde relatos infantiles como El nido de los sueños (1991) y Las barbaridades de Bárbara (1996), a numerosas novelas completas, desgarradoras como:  Crónica del desamor (1979),   Temblor (1990), Bella y oscura (1993), La hija del caníbal (1997) o La ridícula idea de no volver a verte (2013). Varios de estos títulos algunos han sido premiados incluso en Italia, Chile o Puerto Rico.

Rosa Montero comenzó su andadura desde muy pequeña en el mundo de la fantasía expresada a través de palabras. Su niñez estuvo marcada por la tuberculosis que la postró durante años en la cama, y le impidió salir a la calle. La conocida novelista madrileña transmite dinamismo y energía en cada uno de sus movimientos. Toda una activista de la vida para lo tranquila que parece ser la literatura. Aunque, si no hubiera estado enferma quizás no habría emprendido el viaje literario y otro mundo la hubiese seducido como la enamoraron las letras.

Chica indecisa,  con algo claro. Parece que le interesaba el ser humano y las letras. Pues en sus años universitarios tanteó diversos estudios de dicha rama, comenzó haciendo Filosofía, que luego abandonó por Periodismo, esta fue la única carrera que finalizó entera. Después cursó Psicología, que no llegó a completar.

Pero sin duda, parece que se encontró con ella misma cuando probó el Periodismo, su aliento vital. Rosa Montero, es una periodista que escribe, a veces, historias inventadas, por su adoración a la imaginación. Aunque también es una escritora que ama contar la realidad con tinta china.

A día de hoy ha conseguido ser una reconocida figura de la sección de opinión del diario El PaÍs. Su realismo, sentido común, humanidad y pulcritud a la hora de comentar los problemas que asolan el mundo actual han hecho de ella  una de las periodistas de opinión más influyentes de la época. Pues su imaginación no tiene límites ni cuando se trata de historias reales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s