El egocentrismo patriótico de Foxcatcher

Cine, Reseñas

Por: Jennifer Gómez

Cuando en una persona se entremezclan el patriotismo americano desmedido, la frustración, el orgullo herido y un ego del tamaño del Empire State solo puede dar lugar a un desequilibrio mental que provoque el pisoteo descarado de todo aquel que se interponga en lo que se quiere conseguir. Ese es el claro retrato que se puede extraer del personaje John du Pont, interpretado de manera sublime por Steve Carell en Foxcatcher –un film de Bennett Miller-.

La película se basa en una historia real que sucedió entre los años 80 y 90 cuando dos hermanos, medallistas de oro olímpicos en la categoría de lucha libre, preparaban su equipo camino a los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988.

Channing Tatum interpreta a Mark Schultz, el luchador que vive a la sombra de su hermano Dave Schultz (Mark Ruffalo) y que denota una ausencia de personalidad en cada uno de sus actos. Cuando du Pont aparece en sus vidas para ofrecerles formar equipo en sus pomposas instalaciones Mark lo concibe como la oportunidad para desmarcarse de su hermano y obtener méritos propios.

La cinta gira en torno al narcisismo del multimillonario du Pont y su intentona de ser quien no pudo cuando era joven. Steve Carell, conocido por su interpretación humorística en la serie The Office, borda el personaje y posiblemente esté ante el papel de su vida que, sin duda, cambiará la dirección de su carrera cinematográfica. Acostumbrados a ver a Channing Tatum en películas romanticonas o comedias insulsas como Magic Mike esta vez nos deja –me atrevo a decir- helados encarnando al pequeño de los Schultz. La tensión que envuelve la relación entre du Pont y los hermanos hace que la narración del film sea siniestra, sombría, inquietante e hipnótica.

La brillante interpretación de Carell, Tatum y Ruffalo aporta toda la fuerza que necesitaría una historia basada en hechos reales para ser una obra maestra. Bennett Miller ha conseguido con Foxcatcher fraguar, sin lugar a dudas, su mejor película con una gran fuerza visual y una cronología impecable.

Si todavía no habéis tenido la oportunidad de verla, corred a hacerlo porque estamos ante una de esas películas que dejan huella.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s